Informes Periciales: No siempre el pez grande se come al chico.

En algunas ocasiones nos hemos encontrado con demandas de grandes compañías a particulares. A priori podríamos pensar que el pez grande terminará comiéndose al chico aunque solo sea por los medios de los que disponen estas grandes empresas.

20140718_111252

En determinados juicios verbales, con cuantías menores de 2.000 €, incluso se puede comparecer sin abogado ni procurador. Sin considerarlo una regla general y en casos en los que se aprecie una cierta claridad en los hechos de la demanda, el demandado puede optar por comparecer sin abogado ni procurador, dedicando el dinero disponible a la redacción de un Informe Pericial en condiciones.  Al no tener, en caso de ganar el juicio, que reclamar las costas de abogado y procurador, se dispondrá de una cantidad algo mayor para poder pagar al perito. Hay que tener en cuenta que la tasación de costas se limita a 1/3 de la cuantía del procedimiento y en nuestro caso, la cuantía máxima será de 2.000  y por tanto en caso de ganar, solo conseguiríamos un máximo de costas de 666 €.

A modo de ejemplo, en el último Informe Pericial redactado para un Juicio Verbal, una compañía aseguradora, reclamaba al propietario de la vivienda una cantidad cercana a los 1.500 € por unos daños de agua que se produjeron en la vivienda inferior mientras una empresa constructora estaba realizando unas obras de reforma.

En este caso, la propiedad demandada, optó por comparecer al Juicio sin abogado ni procurador, encargando un Informe Pericial que recogió las cuestiones planteadas en la demanda.

En sentencia firme, se absuelve a los propietarios de la vivienda de todas las pretensiones de la compañía aseguradora, con imposición a la misma de las costas. En la Sentencia se indica que

en el Informe Pericial aportado por los demandados se evidencia que ya el día en que se produjo del daño, los propietarios cumplen con la diligencia debida y contratan a un perito para que determine el origen y extensión de tales daños.

Se indica que este hecho y otros, “acreditan que los demandados cumplieron con total diligencia de los deberes inherentes a su condición de propietarios de la vivienda en la que se originó el daño, contratando la ejecución de las obras con profesionales cualificados y provistos de los correspondientes títulos y equipo propio, que avalan los conocimientos técnico-científicos necesarios para ejecutar la construcción, no siendo responsable el dueño de la obra si el daño tuvo una causa técnica, no visible o apreciable por un tercero, como exige la jurisprudencia, y sólo cabe concluir en la ausencia de culpa de tales demandados de la regulada en el artículo 1902 del código civil, y procede una sentencia absolutoria por falta de culpa.”

Sin embargo, entendemos que siempre que sea posible, se contrate a un abogado para que prepare o bien la contestación a la demanda o bien la comparecencia a Juicio Verbal, ya que son los profesionales los que conocen los procedimientos y nos ayudarán a no cometer errores por desconocimiento de la Ley. En este caso el demandado correrá con los gastos de abogado, procurador y perito y sin embargo, salvo temeridad, el litigante vencido, sólo estará obligado a pagar una cantidad total que no exceda de la tercera parte de la cuantía del procedimiento. Por tanto, el demandado vencedor no podrá recuperar todos los gastos que hubiera tenido en su defensa. Es decir, aunque nos dé la razón la Justicia, nos costará dinero. En un procedimiento en el que se nos reclamen 1.500 €, solo podremos reclamar en costas en caso de ganar el juicio, la cantidad de 500 €.

Aunque finalmente nos cueste dinero una demanda que ganemos, tendremos la satisfacción de que por una vez, el pez grande no habrá podido comerse al pez chico.

Etiquetado con: , ,

Deja un comentario